Loading...

miércoles, 2 de marzo de 2011

CONQUISTA DE TENERIFE

Muchos habían sido los intentos por parte de los conquistadores asentados en las islas ya conquistadas, pero aquí se encontraba el poderoso Benchomo y otros menceyes de la isla siempre al acecho de los intrusos.
En el año 1494 cuando Fernández de Lugo llegó,estaba dividida la isla en nueve menceyatos o reinos: Anaga, Tegueste,Tacoronte,Taoro,Icod, Daute, Adeje, Abona y Güimar, cada uno gobernado por un mencey y un achimencey(hidalgo) en la Punta de Hidalgo.
Los menceyatos de Anaga,Güimar,Abona y Adeje se llamaban "bandos de paces", ya que años antes habían
empezado la evangelización. Los menceyatos de Tegueste, Tacoronte y Taoro se confederaron e Icod y Daute prefirieron defenderse por su propia cuenta.
Lugo lo tuvo más fácil al contar con la neutralidad de estos cuatro menceyatos después de hacerles todas las promesas que pudo. Traia con él unos 1.200 hombres, la mayoría españoles y los otros, naturales indígenas de las islas. Desembarcó en las playas de Añazo (Santa Cruz de Tenerife) donde encontró poca resistencia, y decide subir a Aguere( La Laguna).
Benchomo se presentó con trescientos hombres a ver qué es lo que quería, y Lugo, servido del intérprete Guillén Castellano, le promete que venía a buscar la amistad y a pedirles que se hicieran cristianos y se sometieran al rey de España. Benchomo le responde que ".. en lo que trataba de amistad, ningún hombre que no fuese provocado de otro e irritado había de huír ni rehusar, pues era de bien común; y que ésta la admitía él de buena voluntad, si se fuese de su tierra y que le dejaran en paz sirviéndose de lo que en ella hubiese, y les agradase. Y que en cuanto a ser cristiano, ellos no sabían qué cosa era cristiandad, ni entendían esta religión, y asi con más acuerdo daría respuesta. Más que a lo que decían de sujetarse al rey de España, que no estaban de ese parecer, porque nunca había reconocido sujeción a otro hombre como él"
Y se retiró con los suyos.
Fernández Lugo decide internarse en el valle donde gobernaba Benchomo. Pasa Tegueste y Tacoronte sin encontrar resistencia. Al llegar a La Orotava o Taoro, y ver todo en silencio, y ver todo en silencio, reúne bastante ganado y deciden dar la vuelta.
Al llegar al barranco de Acentejo se encuentra con trescientos guanches que Benchomo había adelantado al mando de su hermano Chimencia. Los guanches, sin más, les atacaron violentamente, ahuyentando al ganado que les habían robado y no dandoles tiempo a que pudieran utilizar armas de fuego.Pronto llegó Benchomo con el resto de sus hombres y les desbarataron,matando a unos novecientos cristianos, y el resto, unos trescientos hombres se escaparon incluyendo unos noventa canarios.
Alonso de Lugo, cambió su vestido con un canario y escapó malherido en la boca, mientras el canario fue perseguido hasta que lo mataron. Lugo, con algunos de los suyos, se refugió en el fuerte de Santa Cruz, y desde allí fue a buscar a otros por la mar.
Los guanches encontraron treinta españoles en una cueva y Benchomo ordenó que los entregaran en Añazo.
Lugo con tan poca gente no tuvo más remedio que retirarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario