Loading...

martes, 17 de julio de 2012

"Santisima Virgen del Carmen"Patrona de los Pescadores

SANTISIMA VIRGEN DEL CARMEN "PATRONA DE LOS PESCADORES" Desde entonces, la familia marinera celebra solemnemente sus actos fervorosos en su propio pueblo con manifestaciones tales como procesión maritíma y el paso de la Reina de los Mares, la Virgen del Carmelo, por el popular barrio de la "Ranilla". La antigua imagen del Carmen fue retirada del culto y sustituida por la bella talla del escultor portuense Ángel Acosta Martín, que la dono a su pueblo el 19 de Mayo de 1954 y que se venera en la parroquia matriz de Nuestra Señora la Peña de Francia. En esta histórica fecha, la Excelsa Patrona fue bendecida y llevada en procesión hasta el muelle pesquero y será recordada por todos los portuenses como la más emocionante demostración de un gesto de generosidad y patriotismo de su autor, Ángel Acosta, que la ciudad tendrá siempre entre sus recuerdos. La Virgen del Carmen, Reina de los mares y patrona de los marineros, tiene en el Puerto de la Cruz la devoción de todo su pueblo. Este municipio, nacido y criado a la vera del océano, apasionado amante de las aventuras marineras, iba desde 1750, junto a millares de peregrinos, a rendir su devocional tributo carmelita al santuario del Convento de San Agustín de Los Realejos fundado el 17 de Diciembre de 1609. Cuando en el Puerto de la Cruz se estableció la congregación del Padre Claret, uno de sus sacerdotes, el Rvdo. Antolín Fernández logró en pocos años que, sin alterar la tradición que ligaba a los portuenses con Los Realejos, se rindiera culto a una imagen del Carmen de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia que data de finales del S. XVIII y es obra de Fernando Estévez.La Virgen del Carmen, la Reina de los mares y patrona de los marineros, tiene en el Puerto de la Cruz la devoción de todo su pueblo. Este municipio, nacido y criado a la vera del océano, apasionado amante de las aventuras marineras, iba desde 1750, junto a millares de peregrinos, a rendir su devocional tributo carmelita al santuario del Convento de San Agustín de Los Realejos fundado el 17 de Diciembre de 1609. Cuando en el Puerto de la Cruz se estableció la congregación del Padre Claret, uno de sus sacerdotes, el Rvdo. Antolín Fernández logró en pocos años que, sin alterar la tradición que ligaba a los portuenses con Los Realejos, se rindiera culto a una imagen del Carmen de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia que data de finales del S. XVIII y es obra de Fernando Estévez. La Virgen del Carmen, Reina de los mares y patrona de los marineros, tiene en el Puerto de la Cruz la devoción de todo su pueblo. Este municipio, nacido y criado a la vera del océano, apasionado amante de las aventuras marineras, iba desde 1750, junto a millares de peregrinos, a rendir su devocional tributo carmelita al santuario del Convento de San Agustín de Los Realejos fundado el 17 de Diciembre de 1609. Cuando en el Puerto de la Cruz se estableció la congregación del Padre Claret, uno de sus sacerdotes, el Rvdo. Antolín Fernández logró en pocos años que, sin alterar la tradición que ligaba a los portuenses con Los Realejos, se rindiera culto a una imagen del Carmen de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia que data de finales del S. XVIII y es obra de Fernando Estévez. La Virgen del Carmen, Reina de los mares y patrona de los marineros, tiene en el Puerto de la Cruz la devoción de todo su pueblo. Este municipio, nacido y criado a la vera del océano, apasionado amante de las aventuras marineras, iba desde 1750, junto a millares de peregrinos, a rendir su devocional tributo carmelita al santuario del Convento de San Agustín de Los Realejos fundado el 17 de Diciembre de 1609. Cuando en el Puerto de la Cruz se estableció la congregación del Padre Claret, uno de sus sacerdotes, el Rvdo. Antolín Fernández logró en pocos años que, sin alterar la tradición que ligaba a los portuenses con Los Realejos, se rindiera culto a una imagen del Carmen de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia que data de finales del S. XVIII y es obra de Fernando Estévez. Concretamente fue en 1925 cuando las autoridades religiosas portuenses señalaron que había que rendir devoción a la imagen radicada en el municipio. El Rvdo. D. Antolín Fernández, consciente de su misión apostólica, dijo: "nada de desplazamientos hacia otros pueblos alejados de los azares del mar - dijo a los marinos-. Existiendo entre nosotros la Imagen de vuestra fervorosas devociones, a ella tenemos todos que acudir a rogarle que nos conceda su gracia" Y, convenciendo así a los numerosos feligreses de la Parroquia matriz del Puerto que era sobre el mismo mar, y no en la lejanía de los campos, donde había que rendir tributo y veneración a los milagros de la Santísima Virgen del Carmen, hizo parar la corriente hacia aquel pueblo y concentrar en los propios sitios los ruegos a esta divinidad, que arrastrando los peligros de sus fieles, prestigió con el ejemplo de embarcarse la confianza y fe inquebrantable que se hace en su poder milagroso. Desde entonces, la familia marinera celebra solemnemente sus actos fervorosos en su propio pueblo con manifestaciones tales como procesión maritíma y el paso de la Reina de los Mares, la Virgen del Carmelo, por el popular barrio de la "Ranilla". La antigua imagen del Carmen fue retirada del culto y sustituida por la bella talla del escultor portuense Ángel Acosta Martín, que la dono a su pueblo el 19 de Mayo de 1954 y que se venera en la parroquia matriz de Nuestra Señora la Peña de Francia. En esta histórica fecha, la Excelsa Patrona fue bendecida y llevada en procesión hasta el muelle pesquero y será recordada por todos los portuenses como la más emocionante demostración de un gesto de generosidad y patriotismo de su autor, Ángel Acosta, que la ciudad tendrá siempre entre sus recuerdos. Cada Martes de embarcación los marineros portuenses, actualmente "CARGADORES DE LA VIRGEN DEL CARMEN", siguen siendo los que portan la imagen de Nuestra Madre en las procesiones de las fiestas patronales, moviéndola con un compás que intenta simular que la Virgen transita sobre las olas del mar. Así se tranquilizan y bailotean a la Virgen Marinera, desde la iglesia hasta las orillas del agua, festoneadas por espumas que son galas del desposorio del soberano Atlante con la excelsa novia del mar. Con este gozo, marineros y pescadores, en el Puerto de la Cruz radicantes, o de fuera llegados al efecto, todos han recorrido por sus calles de Mequinez y San Felipe -y su barrio de la Ranilla es júbilo- y ahora gritan: "¡Mayitas, Virgen del Carmen, mayitas!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario